Búsqueda
críticas
Una muestra del mítico grupo Nueva figuración
Nueva figuración 1961-1965, obras de Ernesto Deira, Romulo Macció, Luis Felipe Noé y Jorge De la Vega. Curaduría de Mercedes Casanegra. En el Museo nacional de bellas artes (MNBA). Del libertador 1473. Desde el 16 de octubre al 16 de enero de 2011. Martes a viernes de 12.30 a 20.30. Sábados y domingos de 9.30 a 20.30. Entrada libre y gratuita.



Macció, De la Vega, Deira y Noé invitan con su mirada desde el hall de entrada del Bellas Artes a la muestra de su mítico grupo de los ‘60, Nueva figuración.Una foto de época en tonos sepias los retrata en su plenitud artística e intelectual.
 
Es tan difícil presentarlos como encontrar las palabras para no repetir la importancia histórica de esta agrupación. Al leer la introducción del díptico, escrito por la curadora Mercedes Casanegra, no se puede más que pensar que esta dificultad también se le debe haber presentado, dado que esta historiadora y crítica es gran conocedora del tema y ha participado del armado de otras muestras similares -entre ellas la de De la Vega en el Malba (2004). Por supuesto, logra el cometido y reactualiza el discurso.
 
La convocatoria del museo para que forme parte de los festejos del bicentenario por un lado y, la conmemoración de los 50 años de su primera exposición en la galería Peuser en 1961 (con el nombre: Otra figuración), se han conjugado para este evento. De acuerdo a estos ejes, la narrativa curatorial es una cronología que va desde ese año hasta 1964.
 
El interesante diálogo de tonos verdes y ocres en algunos paneles, en un juego de figura-fondo con las obras, destaca su intensidad cromática y provocan la sensación de un verdadero Estallido de la pintura. El catálogo acompaña en esta estética con los nombres de los artistas superpuestos en rojo sobre neutros. Quizás un tríptico con mayor espacio, hubiera sido más apropiado para el mejor lucimiento de las reproducciones. Los plotters de sala ilustran e informan al espectador sobre la vida de cada uno de los artistas, sus cualidades, sus ideas particulares y las coincidencias que los llevaron a unirse.
 
El recorrido destaca los cambios formales del movimiento que dejaron huella en la época. Un guía del lugar hablaba de su “proyección internacional”. Hay que recordar que todos habían viajado tanto a París como a New York en esos años, por lo que estaban actualizados respecto a las nuevas corrientes. Se nota el deseo de esa “nueva figuración” o “imagen del hombre”, como postulaban. Soportes de grandes tamaños, gruesos trazos negros con intención de delinear una nueva figura humana pero eludiendo lo académico, son signos vitales de una pintura que necesitaba reencontrarse a sí misma y reinventarse.
 
Dos obras se exponen en ampliaciones fotográficas, Mambo (1962), de Luis Felipe Noé, cuya importancia radica en el descubrimiento que realiza a partir de ella de su “visión quebrada”, teoría desarrollada hasta la actualidad. La otra es Formas liberadas, de De la Vega la cual,  según se indica, fue destruida.
 
De los dos artistas que se encuentran vivos, Rómulo Macció y Luis Felipe Noé, éste último es quien ha mantenido mayor presencia en el campo artístico - intelectual, tal vez por su condición de teórico. Su palabra ha incursionado en la última década en los medios masivos de difusión. El año pasado representó a nuestro país con sus obras Estática velocidad y Nos estamos entendiendo en la 53º Bienal de Venecia.

Acorde con esta vigencia, su figura se destaca por sobre los demás miembros del grupo al proyectarse un video de muy buena factura sobre su obra. Las piezas - fragmentos aparecen de a una y se ensamblan hasta formar una totalidad. Fiel a la idea-concepto de que su autor utiliza desde hace años respecto a la imagen fragmentada para la representación del mundo.
 
La puesta es de calidad, convoca a la reflexión sobre un hito de la historia del arte argentino y su herencia para las nuevas generaciones. Para quienes aún no los conocen, esta es una buena oportunidad y para los demás, otra forma de redescubrirlos.
Nombre
Email
Comentario